viernes, 26 de abril de 2013

La conservación preventiva

En 1996, el Consejo Internacional de Museos (ICOM) crea un grupo de trabajo especializado en la Conservación preventiva. Apoyado por organismos como la UNESCO, se definen aquí varias bases para el trabajo de conservación y restauración, que deberán ser tomados en consideración de forma previa al trabajo de campo:

1. Evitar cualquier proyecto que requiera materialmente unas exigencias técnicas superiores a las posibilidades de ejecución y mantenimiento que se puedan garantizar.


2. Conseguir el mínimo grado posible de manipulación o intervención.


3. Conocer el comportamiento físico y químico de los materiales a conservar, así como esos mismos materiales y su estado de conservación, y también las causas potenciales de deterioro.


4. Crear un medio ambiente acorde con las exigencias de perdurabilidad del objeto.


5. Evitar la existencia de causas de alteración.


6. Restricción del usufructo si su uso o emplazamiento entrañan peligro para su integridad.


7. Tener presente que hay que preservar los valores materiales y culturales, evitando situaciones que dificulten su correcta interpretación o lo desvirtúen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada